Edición Nro: 2366

EDITORIAL

A todos y todas

Vocabulario de la resistencia

A todos y todas
Cuando uno tiene la oportunidad de asistir a algún ambiente en el cual se nota cierta oposición intensa sobre el presidente y su equipo de gobierno se suele advertir que quienes hablan se dirigen a "todos y todas". Este signo per se indica que se es del otro palo, o sea, nada que ver con el amarillo de cambiemos y el circo del neoliberalismo disfrazado de los últimos 3 años. Entonces queda un espacio vacío, que es el de la legítima oposición a las injusticias globales que venimos sufriendo aquellos que no pertenecemos al bando del saqueo de la última década de 12 años de gobierno K, pero que no suscribimos la necedad de pensar que palabras cuyas vocales o son remplazadas por e o por x, signifiquen algún tipo de rebeldía.

 Ahora hablamos de colectivos, en Argentina. Colectivos, de no ser por los que se utilizan para el transporte de pasajeros urbano, era una palabra desconocida acá. Tal vez fue una palabra muy utilizada en la España de Zapatero, allá por 2007, 2008, 2009... claro que la cosa no concluyó muy bien para aquella economía y aquel país. Recién ahora, una década después, están llegando al PBI histórico que el gobierno socilista de aquel supo dilapidar en ese trienio.
En este gobierno actual de Mauricio Macri, los pobres son postergados. Pero la clase media también, y de forma más virulenta. El ataque impositivo sufrido (baste un solo dato: el gas oil primiun, el más utilizado por esta clase social, es el combustible más caro y supera los 43 pesos por litro, algo así como un dolar 15 centavos), es tan virulento que la carga promedio de aportes forzados al gobierno oscila entre el 55 y el 60 % de los ingresos medio si se computan todos los rubros.
En definitiva "todos y todas del colectivo de la clase media, o sea todes o todx" están soportando a la gilada tilinga del gobierno actual, que se está llenando las arcas con las comisiones bancarias de los préstamos por toma de deuda soberana para mantener planes sociales de pobres que son más pobres, mientras que la banda de ladrones de la década pasada acusa a estos, que le recriminan a aquellos su pasado delictual. Pero el que carga diesel premium, o sea usted y yo, pagamos 43 pesos por litro para que Dujovne ( que carga nafta premiun) la pague a 40 pesos y los pobres, que ya no cargan nada, quemen gomas pidiendo más plata en términos de planes sociles: patético.
Tal vez, en el epílogo de este 2018, debamos comenzar a abandonar las "postures blandes" respecto a los chorros de antes y los vivillos de ahora, porque la cosa se viene más fea aún y vamos a terminar en "pelotes". Espero haber sido "clare".

 

Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2018-12-12 | Editoriales Anteriores | Compartir: