Edición Nro: 2114

EDITORIAL

Vaffanculo

El grito de guerra

Vaffanculo
La selección Argentina de Voley derrotó al campeón del mundo, Polonia, en un match tan apasionante como cargado de irregularidades. A nuestros muchachos le aplicaron 3 fallos polémicos en contra que hicieron que el mismísimo Velasco, un técnico con mucho aplomo, perdiera la compostura al final del partido, haciendo un corte de manga en reiteradas ocasiones, dirigido hacia los árbitros. Nuestra patria, en su conjunto, necesita salir del aplomo y meter un par de cortes de manga a todo el entorno de tramposos y ladrones que nos vienen asediando desde el retorno de la democracia.

Luego de una década de doce años de prolongados saqueos, nuestro país se encuentra en un momento álgido y crítico. Nadie sabe dónde poner el huevo, del gobierno actual, que está más apoyado por los políticos de afuera y los mercados, que por sus propios connacionales.

La sociedad en su conjunto necesita gritar su vaffanculo, desde adentro, de todo corazón. Se me ocurren , al menos, una decena de destinatarios  a los que imprescindiblemente les caería el grito:

Presidente de la Nación y equipo del Ejecutivo

Miembros del Honorable Congreso de la Nación (Diputados y Senadores)

Al ex técnico de la Selección Sampaoli

Cristina Krichner y todos sus secuaces

Equipo Ejecutivo de la Provincia de Buenos Aires, Vidal y sus ministros

Ministro de Educación de la Provincia de Buenos Aires

El maltrecho equipo del Ejecutivo Municipal

Los panelistas de los programas de fútbol en TV (Desde Pagani hasta el último de los idiotas que gritan)

Marcelo Tinelli y su troupe de descerebrados bailarines, jurado, VAR del jurado, etc.

Décimo y fundamental: los árbitros bomberos del partido de Voley que le ganamos a los polacos.

 

Seguramente usted tendrá su lista que incluirá algún pariente, vecino, jefe de trabajo, etc. No se prive y ensaye el nuevo hit, como aquel fuckyou de Lanata en épocas de Cristina. Vaffanculo para todes, de paso, así no se queda "nadies" afuera.

 

Autor:redacción | 2018-09-22 | Editoriales Anteriores | Compartir: