Edición Nro: 2090

EDITORIAL

¡Qué envidia España!

Una semana de escoba

¡Qué envidia España!
Siento una sana envidia por la Madrepatria. En una semana se sacó de encima a un presidente que cometió actos de corrupción y a un director técnico del seleccionado nacional sin escrúpulos. Cualquier parecido con nuestro querido país no es una pura coincidencia; sólo que acá somos un tanto más retóricos al momento de hundir el cuchillo en la fruta podrida. Así las cosas, el sur del globo nos da un temple un tanto más atenuado, como una onda que va perdiendo intensidad. El Almirante Guillermo Brown decía que no entendía cómo podía triunfar una nación cuya bandera tuviera colores tan "paliduchos", claro que Don Guillermo no vio la buena parte de la historia de masacre y odio que nos acompañó en estos doscientos años. Como sea, por estos días nos están arrebatando lo nuestro, a diario, con medidas absurdas, aumento del dólar, inflación y desocupación y el pueblo no hace mucho, casi ni un atisbo de queja. Que ruede la pelota urgente, porque el mundial nos va a traer un poco de alivio.

Siento una sana envidia por la Madrepatria. En una semana se sacó de encima a un presidente que cometió actos de corrupción y a un director técnico del seleccionado nacional sin escrúpulos. Cualquier parecido con nuestro querido país no es una pura coincidencia; sólo que acá somos un tanto más retóricos al momento de hundir el cuchillo en la fruta podrida. Así las cosas, el sur del globo nos da un temple un tanto más atenuado, como una onda que va perdiendo intensidad. El Almirante Guillermo Brown decía que no entendía cómo podía triunfar una nación cuya bandera tuviera colores tan "paliduchos", claro que Don Guillermo no vio la buena parte de la historia de masacre y odio que nos acompañó en estos doscientos años. Como sea, por estos días nos están arrebatando lo nuestro, a diario, con medidas absurdas, aumento del dólar, inflación y desocupación y el pueblo no hace mucho, casi ni un atisbo de queja. Que ruede la pelota urgente, porque el mundial nos va a traer un poco de alivio. 

De todos modos un error es un error y cada uno de los que cometió este gobierno los pagamos entre todos. Los corruptos de la década anterior dejaron un escenario desvastado que estos ejecutivos del hoy no supieron, no pudieron o no quisieron ver. Como sea, la Nación ha sido saqueada, nosotros hemos sido víctimas y ellos, los unos y los otros, se siguen peleando. Repito: Envidio a España.

Autor:Lic. José Luis Dranuta | 2018-06-15 | Editoriales Anteriores | Compartir: